mirando al este y al oeste, al norte y al sur, mirando el futuro de la educación

3 reuniones por la mañana en Madrid, tan diferentes entre sí, tan interesantes las 3, terminan en el séptimo piso de un edificio de la Gran Vía, un séptimo piso, mira que no es aparentemente una altura grande,

desde el que se otea el este y el norte de Madrid, desde Correos, pasando por el Retiro, el pirulí, quién sabe por qué mi mirada se fija en la perspectiva este, allá por donde sale en sol,

tal vez condicionada por la silla que elijo en una mesa redonda, Eva elige la silla de mi derecha, para que Javier se pueda sentar a mi izquierda, él es de la casa y se va a quedar con una perspectiva sin ventanas,

en esta reunión en la que vamos a hablar, con la disculpa de las 7 emociones, el arco iris y la energía del color de por medio, de esas habilidades tan necesarias para la vida, relacionadas con el Ser humano,

en este proceso que va más allá de las capacidades verticales, de la última corriente en boga, ya sea gestión por proyectos, aprendizaje colaborativo, flipped classrooms (aulas invertidas), inteligencias múltiples,

el desarrollo de actividades y proyectos STEAM (Science, Technology, Engineering, Art y Mathematics), es decir, ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas, qué bueno que STEM se convirtió en STEAM, y el arte también está presente,

y en esta conversación que se abre hoy, y que puede tener continuación el año que entra, a ver si febrero nos es propicio, para valorar cómo podemos compartir los fundamentos de este proyecto creative commons, 7 emociones,

con el libro, el taller para la autoformación, y los recursos que están por venir, la app escuchar es amar, para evolucionar nuestra capacidad de atención desde nuestro rico mundo emocional, o el juego de mesa, todavía sin nombre,

y miro al este, ese espacio desde el que sol surge cada mañana, de la misma forma que Eva mira al norte, el mundo desarrollado y la tecnología, qué bueno que Javier nos acompaña en esa mirada que nos lleva al sur, y al oeste,

y nos explica este proyecto para el desarrollo de capacidades nuevas, habilidades para crear nuevos recursos, fomentando la autonomía y la autogestión de la comunidad educativa, tal vez entrando en el año nuevo encontramos un espacio para avanzar,

para lanzar un prototipo, en el mundo nuevo, donde se pone el sol.

   así lo vimos…

tras jugar con los colores, con los cálidos y los fríos, el azul clarito y el verde, el orgullo humilde y nuestra mejor intención, salimos de la reunión, gracias por acogernos, Sofía, Paula, Javier, con una sonrisa dibujada en la Gran Vía,

y el bullicio de la calle contrasta con la paz y la armonía de esta reunión en la séptima planta, una altura no tan distante del suelo, desde la que podemos otear el este de Madrid, no hace muchas horas que ha amanecido,

esperando un día nuevo, un nuevo amanecer, para hablar de habilidades para la vida, qué idea más bonita, más necesaria, allá donde más se necesitan, al sur, al oeste, donde dentro de un rato, no tan lejos ni tan distante en tiempo y espacio,

en un futuro próximo, también se pone este mismo sol.

y hablando del sol, una casualidad, en forma de imagen del este y de meditación que nos llega desde la fundación Ananta, gracias, Joaquín, nos acompaña en este ejercicio de acompañar la vida y las emociones desde el color.

“Puede suceder que se diga de alguien que ha perdido su dignidad de hombre, o de otro, por el contrario, que ha sabido guardar su dignidad. Pero la dignidad no es todavía una noción clara: se tiene la tendencia de confundirla con la soberbia o el orgullo. No, nuestra verdadera dignidad de ser humano consiste en respetar todo lo que Dios nos ha dado, empezando por nuestro cuerpo físico, pero también y sobre todo nuestro corazón, nuestro intelecto, nuestra alma, y nuestro espíritu.

En tanto que discípulos de una Enseñanza espiritual, debéis introducir en vuestro pensamiento la idea de que, cada uno de vosotros, sois un templo del Eterno en donde no deben entrar ni salir más que los elementos más puros: pensamientos, palabras y sentimientos impregnados de luz. Todos aquellos que no vigilan lo que entra en ellos o lo que sale, y que sin ningún discernimiento se dejan guiar por cualquier emoción o sensación, no pueden conservar su verdadera dignidad. Convertirse en templo del Eterno requiere una gran disciplina, una gran exigencia respecto de uno mismo.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: amanece en Madrid desde el tren de cercanías,11 diciembre 2018 (cortesía de Daniel Truran)

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s