los peces no sienten el agua de la misma forma que nosotros no vemos el azul

esta es la historia de Fernando, un niño chiquito, que un día va al psicólogo, porque pinta sus dibujos de color azul, dibujos en el que el mar es muy grande, y lo pinta de azul, y el cielo es muy grande, y lo pinta de azul,

y el psicólogo, que sabe mucho de la teoría del color, dice que el niño está mal, es un niño que está triste, y está deprimido, y se tiene que tratar, para poder pintar el mundo con otros colores, el naranja, el rojo, el verde, el marrón, como la madera de su escritorio, ¿es que no lo ve?,

y Fernando sale de la consulta, observa, observa, observa, y mira el cielo, y no entiende por qué le tienen que obligar a pintar el cielo de otro color.

elmundoesazulmon   así lo vimos…

y a veces los niños nos preguntamos por qué esos señores tan grandes, que no ven todo lo que veo yo, el color de las personas, y mis amigos que me acompañan, y el cielo azul, se empeñan en que todo eso que veo no existe,

me va a llevar mucho tiempo crecer, y ser mayor, tal vez algún día llegue a entender, tal vez demasiado mayor, que los peces son los únicos que nos son conscientes del agua y  que en la oficina de un psicólogo no se puede ver el cielo, ya que, entrando como entra, pronto, y saliendo como sale, tarde, esa persona deja de ver el azul,

y tal vez llegue a recordar, y a pensar, y sentir, quién sabe, que todo lo que veía cuando era una personita pequeña, incluyendo a mis amigos los gnomos y las haditas, y los colores de las personas, “hoy te veo oscurita, mamá”, es real.

azuleandoconFernando

le pido una foto a Fernando para acompañar la entrada, y quizás su bio, quién sabe por qué me hace llegar ésta, junto a su hija Sara, al lado del mar, un mar transparente, que según te adentras, refleja el tenue azul del cielo, y a todo esto me pregunto, ¿quién ha borrado el azul del cielo?

no sé por qué me da por pensar que Fernando no se va extrañar si un día su hija Sara pinta el mundo en el que vive de azul, ese azul clarito que algo tiene que ver con el orgullo, o ese azul más oscurito que relacionamos con la energía de la comprensión.

gracias, Fernando, por compartir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s