2 pildoritas de juego

colores es domingo por la tarde, hemos quedado con Sandra, amiga de Silvia, a pasar la tarde, Miguel no se va a poder juntar, un tío suyo ha muerto, otro día será, y se acerca con Vera y Marina, 2 trastos trastosos, que nos acompañan en una tarde que empieza ya,

llegan dormidas a casa, y pensamos en llevarles a patinar sobre hielo a la Nevera, esa pista permanente en la que se lo pueden pasar fenomenal, pero el despertar despertando les sienta regular, Marina llorando, no quiere entrar a patinar,

y están a punto de irse de vuelta a casa, pero les invitamos a subir, ya de vuelta en la mía, y sacamos del fondo de armario varios juguetes de Maitane, uno que sirve para hacer velas de colores, otro para hacer muñecos de hilos de ceras,

y la fiesta se empieza a animar, quieren juntarse con nosotras a pintar, y saco mis juegos de ceras, de pinturas normales, de pinturas acuareleables, y se lo empiezan a pasar, raya que te raya, fenomenal,

y aprendemos juntas a jugar al blockus,

y seguimos raya que te raya, esperando que la pizza se haga, picha no, pis-sá, de vegetales no, mami, por favor, por favor, no, mientras Silvia y Sandra hablan de 6 emociones que nos regala fundamentalmente nuestra mamá,

mientras estamos en el vientre materno, qué importante es como está, cómo se siente, y cuál es su emoción dominante, mucho más importante que cómo es, qué curioso, ojo al dato, nunca lo habría imaginado,

porque cuando nuestra madre experimenta de forma profunda el miedo, va a resultar una emoción que no podemos “manejar”, y hacemos una especie de pasapalabra, y saltamos casilla, posicionándonos en la siguiente, la tristeza,

que se convierte en nuestra emoción natural (o emoción hinchada), desde la cual tenemos tendencia a responder,

la tristeza de mamá que nos lleva a la ira, la ira de mamá que nos lleva al orgullo, y así sucesivamente hasta volver a empezar, qué importante es como se siente mamá cuando está incubándo-me, ¿o era entripándo-me?

y hablamos entre las pipas y las palomitas, raya y raya, la pizza de vegetales y la de quesos, de esas emociones que nos acompañan en la vida, nuestra emoción hinchada, y las otras, la emoción de destino, y la emoción puente,

nunca es tarde para entenderlas, si acaso, un poco mejor.

Vera y Marina, esas 2 pildoritas que han revolucionado un rato mi casa, son ya las 11, se tienen que ir, es una pena que vivas tan lejos, Sandra, un auténtico gusto volver a coincidir, un regalo de vida, raya que te raya, salta que te salta,

qué bien te lo vas a pasar.

coloresmon   así lo vimos…

en la entrada pincho con durex un dibujo con un grupo de gente rayada en un universo lleno de color, es un regalo de un trasto trastoso de 4 años, coleta a la derecha, coleta a la izquierda, que me recuerda que un día yo también fui papá.

corazon

mifamilia

corazones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s